Tarimas : Tarima maciza o clásica

En este tipo de tarima o entarimado se usan láminas o tablas de madera maciza machihembrada, siendo este el único tipo de tarima hasta hace pocos años cuando por una cuestión de precio se comenzó a introducir en el mercado la tarima laminada y las tablas de origen sintético o de imitación.

Aunque no existe ningún tamaño estándar las tablas de tarima tradicional suelen tener una longitud de 220 cm. y su ancho no suele superar los 25 cm. En cuanto al grosor de las tablas de tarima maciza este varia de los 15mm a los 22mm siendo este uno de los factores que más afectan al precio de la tarima a parte de evidentemente el tipo de madera que es sin duda el factor que más varia el precio final.

Instalación de la tarima maciza

La forma clásica de como montar la tarima maciza es mediante el uso de unos rástreles que se clavan o pegan al suelo y que son colocados a 90º o 45º con respecto a las laminas de tarima.

No obstante cada vez más se prescinde de la colocación de los rástreles y en muchas ocasiones la tarima es pegada directamente al suelo igual que si fuera parquet. Las causas de este cambio en la instalación y montaje de la tarima maciza posiblemente las podemos encontrar en que la altura de las habitaciones de las casas y pisos actuales no es tan amplia como en construcciones más antiguas y de este modo se ahorran unos centímetros a la reducción de altura que la instalación de la tarima se cobra.

Otra causa seria el ahorro de tiempo que brinda el pegado directo frente a clavar la tarima a los rástreles. Además puesto que como en la actualidad existen colas y pegamentos que fijan la madera a todo tipo de materiales sin problemas (terrazo, cemento, porcelana, etc.) ya no existe la necesidad de usar los rástreles para fijar las tablas de tarima la cual era una de las razones para su uso, pero hay que recordar que otra función importante de los rástreles es la de aislar la tarima del suelo para conseguir un suelo más calido además de proteger a la madera.

En edificaciones antiguas la tarima no solo cumplía las funciones de recubrimiento del suelo, si no que esta estaba clavada a las vigas que sostenían la construcción y los pisos superiores de modo que en realidad la tarima era usada para realizar el suelo en si mismo.

Ventajas de la tarima maciza frente a otros entarimados

La principal ventaja que nos aporta la tarima maciza frente a la tarima laminada o sintética es un duración, ya que con un mantenimiento adecuado puede durar perfectamente más de 100 años y como prueba de ello podemos citar a las conocidas tarimas del palacio de Versalles que han cumplido ya más de 300 años si bien es cierto que los últimos años sus suelos no han sido demasiado utilizados.

Desventajas de las tarimas macizas

La desventaja más acusada de la tarima maciza es evidentemente su precio, siendo este bastante más elevado que en el caso de las tablas laminadas y mucho más acusado si lo comparamos con las tablas de tarima sintética o de imitación.

No obstante, si tenemos en cuenta que la tarima sintética sufre un desgaste bastante rápido sin posibilidad de ser restaurada, y que la tarima laminada no soporta más de 2 o 3 acuchillados tal vez la diferencia de precio este más que justificada y nos convenga su elección.

La tarima maciza o tarima tradicional la podemos encontrar dentro de otros subtipos o variaciones de las tarimas o entarimados como son la tarima flotante o el parquet ya que el tipo de material de las láminas o tablas no son un carácter diferenciador para estas variantes o subtipos de tarima.

QUÉ ES LA TARIMA

TIPOS DE TARIMA

TARIMA MACIZA

TARIMA LAMINADA

TARIMA SINTÉTICA

TARIMA FLOTANTE

EL PARQUET

ARTÍCULOS E INFORMACIÓN

ARTICULOS DESTACADOS

Historia de la tarima y del parquet

Patrones y mosaicos posibles con el parquet

Diferencias entre parquet y tarima

Acuchillado de los suelos de madera

sobre tarimas y parquet desde el 29-03-2003

Condiciones y Privacidad

Logotipos

© Copyright 2003 - TARIMAS.COM